CARTA ABIERTA – Al Consejo Nacional de Atención – CONAMIGUA

1 de Diciembre, 2015

 RENUNCIA ANTE UN INACONSEJABLE CONSEJO MIGRANTE – CONAMIGUA

Como Representante Titular de la Jurisdicción Consular de Los Angeles ante el Consejo Nacional de Atención al Migrante – CONAMIGUA , por medio de la presente, presento mi renuncia ‘Irrevocable” como miembro de dicho Consejo, concluyendo así mi participación en una agencia inoperante, con una horrible historia de mala administración y un Consejo de Directores ineptos en temas migrantes.

De acuerdo a la ley y al reglamento de Conamigua, este Diciembre 3 se debería celebrar elecciones del Representante de dicha entidad en Los Angeles, California, sin embargo dicho Consejo, violando la ley y el reglamento, jamás convocó a elección para que las organizaciones de migrantes votantes pudieran elegir a su representante.

Está claro que, al no celebrar elecciones de los Representante de los migrantes, facilita y permite a conveniencia el uso del presupuesto de Conamigua con fines administrativos y no con el fin por el que fue creado dicho consejo, de apoyar y proteger al migrante guatemalteco.

Con este acto, finalmente desmantelan el Grupo Asesor en Estados Unidos, de una agencia que se pensó, sería el vehículo para resolver los problemas de los guatemaltecos en el exterior, quedando un solo Asesor Electo en Estado Unidos, a quien jamás se le convoca o se le da participación.

De lo anterior, mención especial merecen, por su participación permanente en el Consejo, la Directora Ejecutiva de Segeplan, Ekaterina Parrilla y la Gerente General del Banco de Guatemala Antonieta Gutiérrez, tecnócratas ineptas y miopes sobre la realidad de los migrantes guatemaltecos. Bien lo dijo dicha Sra. Gutiérrez en la última reunión del Conamigua y textualmente lo repito… “Yo no sé qué hago acá”.

Por otro lado, se pueden disculpar a los ministros de Economía y de Trabajo, también miembros del Consejo, quienes por la turbulencia política que vive Guatemala, han sido reemplazados ya varias veces. Mención aparte merece el Presidente del Consejo, el Ministro de Relaciones Exteriores, quien ha hecho su mejor esfuerzo sin lograr los resultados.

Continuara así, hasta que el Congreso no intervenga, una entidad mal manejada y con serios abusos presupuestales, todo esto llevado a cabo por la Secretaria Ejecutiva de Conamigua, Alejandra Gordillo, respaldada y protegida desde el Congreso Nacional por el Representante ante Conamigua, el Diputado Julio López Villatoro, el Presidente de la Comisión del Migrante del Congreso, Diputado Paul Briere y otros como Felipe Alejos y Roberto Alejos, quienes continuaran bloqueando cualquier esfuerzo migrante, como los Cambios a la Ley Conamigua acá adjunta, para proteger ciertos intereses.

Desde la creación del Conamigua, el diputado Julio López Villatoro ha sido parte y arte en dicho Consejo, bien dijo Julio Villaseñor que ya no debería estar en El Consejo de Conamigua, lo mismo se debe decir de los Diputados Briere y Alejos por su ineficiencia y falta de interés en La Comisión del Migrante del Congreso de Guatemala.

Renuncio, como Representante pero seguiré defendiendo los derechos de los migrantes guatemaltecos más necesitados, aquellos que salieron en busca de un futuro mejor, aquellos que sostienen económicamente a nuestro país y quienes han sido desamparados por el estado de Guatemala, que ni en papel, el Conamigua ha sido capaz de defender, mucho menos proteger.

Atentamente,

 
Lic. Hugo W. Merida
Ex Asesor/Representante Titular Electo ante Conamigua
Jurisdicción Consular de Los Angeles
3435 Wilshire Blvd, Suite 2700-18, Los Angeles, CA 90010
fax 213-389-5775  Cel 213-500-5657   213-389-9009
hugomerida@hugomerida.org    http://www.hugomerida.org
https://lajurisdiccciongt.wordpress.com/
 

“Esta tan culpable el que hace… y aquel que a sabiendas.. deja que se haga”.
 

ACTIVIDADES DE LA SEMANA DEL GUATEMALTECO -2015

COGLA-master-nobackLas actividades oficiales de La Semana del Guatemalteco 2015 en Los Angeles, California, son organizadas por LA COORDINADORA DE ORGANIZACIONES GUATEMALTECAS (COGLA), 

 

con asistencia y apoyo del Consulado General de Guatemala en Los Angeles a traves del Consul General, Hon. Francisco Cuevas  y el Representante Titular Electo  ante Conamigua, Lic. Hugo W. Merida.

semana del Guatemalteco
semana del Guatemalteco

Cualquier pregunta, dirigirla a los oficiales de la Coordinadora:

Julio Villaseñor – Presidente  de J.D  al 213-792-6382

Aroldo Ramirez – Director Ejecutivo   Tel 323-482-6670

CARTA ABIERTA POR VISITA OFICIAL A GUATEMALA

20 de Diciembre, 2014

 Miembros de la Comunidad Organizada de Guatemala en Estados Unidos,

Cumplo con enviar copia de la carta la Mesa Comunitaria de Los Angeles, MCTG, dirigida al Excmo. Sr. Presidente, del Consejo Nacional de Atención al Migrantes (Conamigua) Lic. Carlos Raul Morales, la cual fue entregada, en la reunión anual de dicho Consejo el día ayer, viernes 19 de Diciembre. En dicha reunión textualmente leí los pasajes más importantes, no solo de dicha carta si no también de la carta de la Coalición H.o.l.a San Pedro, entregada al Excmo. Sr. Presidente en la reunión con líderes en Tucson, Arizona recientemente, y de la cual, también adjunto copia.logo conamigua hwm master

Los primeros días del próximo mes de enero, enviare un resumen de lo ocurrido durante la recién visita oficial a Guatemala, como Representante Titular de La Jurisdicción Consular de Los Angeles. Esta visita que incluyó entre otras: la participación en el día del Migrante, organizado por la Comisión del Migrante del Congreso, la Reunión Anual del Consejo de Conamigua arriba descrito, y una reunión con el Excmo. Sr. Presidente Perez Molina. En estas dos últimas reuniones también participaron los Representantes Titulares de Chicago, Sr. Marcos Yax y de Atlanta, Sr. Juan Carlos Guevara.

Posteriormente estaré participando en las reuniones de organizaciones comunitarias para conversar, analizar y recibir recomendaciones sobre los temas tratados en Guatemala y asi trasladarlos a las agencias y entidades correspondientes.

Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer el enorme esfuerzo que realizo el Ministerio de Relaciones Exteriores a través de su Excmo. Canciller Lic. Carlos Raul Morales y del Vice Canciller Oscar Padilla, quienes en todo momento estuvieron prestos a apoyar y asistir en todos nuestros compromisos en Guatemala. Adicionalmente merece mención, la Sra. Alejandra Gordillo, Secretaria Ejecutiva de Conamigua quien, a través de sus asistentes, en todo momento asistió y resolvió toda inconveniencia durante la visita a Guatemala de los Representantes Titulares de Conamigua.

Felices Fiestas y que tengan un mejor año 2015.

Respetuosamente,

 

Lic. HUGO W. MERIDA

Asesor/Representante Titular Electo ante Conamigua, Los Angeles

3435 Wilshire Blvd, Suite 2700-18, Los Angeles, CA 90010

fax 213-389-5775  Cel 213-500-5657 &  213-389-9009

titular@hugomerida.org    www.hugomerida.org

Guatemala ¿Quién diablos mató mi patriotismo?

No salgo a ver “Las Antorchas”, tampoco compro banderitas para el carro. No me pinto la cara con los colores azul y blanco, ni me pongo la camisola. Mis publicaciones en facebook y twitter no son las más alegres y positivas. Y, ¿quién me recuerda por leerme con tan acentuada expresión: ¡QUE VIVA LA INDEPENDENCIA!? NADIE porque no lo he hecho. ¿Quién diablos mató mi patriotismo?Las escuelas emocionadas con tanta actividad cívica, paran a los niños bajo el sol para cantar aquel himno que aún no memorizan del todo. “Que tu pueblo con ánima fiera antes muerto que esclavo será. Nuestros padres luch…ehhh… De tus viejas y duras cadenas”.
Todos se presentan peinaditos en los lunes cívicos para jurar a la bandera con esas palabras que ni sus propios maestros comprenden, ¿perenne?, ¿excelsitud? (ya va a ser hora de recreo, ya mero). Y qué decir de jugar al mercadito porque eso es lo que es, un mi-dau-pinky-flagjuego ¿no?“Cht cht, niño, ¿qué valen las banderitas de Guate? Rápido, dame dos antes que el semáforo cambie a verde” “Pitale, pitale, es una antorcha, qué alegres se ven los patojos”. Aún recuerdo haber visto en la tele el año pasado a una presentadora entrevistando a un joven sudado que recién llegaba al Obelisco para encender su antorcha. —¿Dime cómo te sientes? —Entre gritos interrumpidos por la fatiga exclamaba —¡Aquí felices de celebrar el ciento noventa y… noventa y dos aniversario de mi querida Guatemala!, ¡Que viva la independencia! (se le unían al coro sus amigos sudados) ¡Guate! ¡Guate! UUUUUUUU—. Pero yo no sudo corriendo con antorcha en mano, ni compro banderitas, ni pito a los que van rumbo al Obelisco. ¿Quién diablos mató mi patriotismo?Algunas familias van a lugares donde tocan marimba porque eso es lo que se hace en septiembre. Hay que comer comida típica y hasta escuchar el discurso patriota del presidente que interrumpe la programación regular. Canillitas de leche, cocadas, ferias… AYAYAYAYAYYYY QUE BONITA ES ESTA VIDA (siga cantando).
En la escuela los alumnos nunca llegaron a comprender la letra del himno, solo la memorizaron (porque es otra de las tareas como aprender a leer y escribir). Tampoco les hicieron ver que ese “juego” del mercadito es una realidad que viven muchos guatemaltecos. Que la situación agraria sigue sin resolverse desde 1954 y que en el peor de los casos condena a esos “inditos” a menos de un dólar por día para alimentar a una familia de seis.El que compró las banderitas en el semáforo quizá no ha tomado conciencia de que el niño de 6 años que las vende dejó de ir a la escuela porque su padre comprendió que la educación no es una necesidad biológica, pero sobrevivir sí. Que como él hay miles de niños que por diversas razones no reciben educación.Aquel joven que corre eufórico junto a sus amigos directito al Obelisco para encender la antorcha no ha tomado conciencia que sigue exaltando a una patria que se ha esforzado por no darle educación. Porque a un pueblo educado, ¿quién lo manipula? Aún no sabe que dentro de las políticas de Estado la represión ha sido más importante que promover espacios de recreación. Que llevar un tatuaje, aretes y ropa holgada viviendo en una zona roja es motivo suficiente para que la policía los baje de las camionetas y los registre cual criminales peligrosos (y le va peor si es un “chocochavo”, es decir de piel morena). Que a las mujeres les es imposible andar por la calle en vestidos cortos porque las pueden violar (lo más probable es que sea su culpa por provocar). Que no es casualidad que en el área rural las jóvenes de mi edad (25 años) ya vayan en su tercer embarazo.

Entre los 14 millones de habitantes de este país llamado Guatemala, tal vez un 90% de población que celebra el día de la independencia sabe que el 15 de septiembre de 1821 logramos quitarnos de encima el poderío de los españoles. Pero no saben que las estructuras de injusticia, racismo y desigualdad permanecieron. Que en el fondo nada cambió y que si leemos algún libro (La Patria del Criollo, por ejemplo) entenderíamos mucho de la realidad nacional. Que la independencia solo deben celebrarla unos cuantos que lograron quitarse a los españoles de encima para gobernar. Esos mismos que controlaron las plantaciones de algodón, café, azúcar y las principales producciones agrícolas durante el siglo pasado cerciorándose de que nada cambiara. Esos mismos que se empeñaron en truncar la esperanza de Guatemala, esa pequeña luz que nació en 1944 cuando se creó entre tantos proyectos de nación una oportunidad para que el campesino saliera adelante, una oportunidad de desarrollo económico (no crecimiento económico).

¡Ahora ya sé quién diablos mató mi patriotismo! NADIE. Porque nunca ha existido. Porque el sentimiento es pura emoción de 30 días, de esa que acompaña a la selección cuando gana y la insulta cuando pierde.

Y si de pronto repetir la jura a la bandera devuelve el patriotismo, los invito a que levanten su mano derecha a la altura del hombre y repitan (y de paso reflexionen) conmigo:

Bandera (no tan) nuestra,
a ti juramos (ojalá usted no sea cristiano porque acaba de pecar, y créame que su juramento sí está siendo en vano)
devoción perdurable,
lealtad perenne (no la que se le da a los partidos políticos a cambio de una curul),
honor, sacrificio y esperanza (solo si beneficia económicamente, dicen)
hasta la hora de nuestra muerte.
En nombre de la sangre y de la tierra (¿cuenta la sangre de los miles de indígenas masacrados durante el conflicto armado?),
juramos mantener tu excelsitud (¿seguros que esa palabra existe?)
sobre todas las cosas;
en los prósperos días (no aplica para más del 50% de la población en pobreza),
y en los días adversos,
velar y aun morir (que violentos muchá),
porque ondees perpetuamente
sobre una patria digna (defina “digna” y repita de nuevo desde “velar”).

Saludos

 Stephanie