Guatemala ¿Quién diablos mató mi patriotismo?

No salgo a ver “Las Antorchas”, tampoco compro banderitas para el carro. No me pinto la cara con los colores azul y blanco, ni me pongo la camisola. Mis publicaciones en facebook y twitter no son las más alegres y positivas. Y, ¿quién me recuerda por leerme con tan acentuada expresión: ¡QUE VIVA LA INDEPENDENCIA!? NADIE porque no lo he hecho. ¿Quién diablos mató mi patriotismo?Las escuelas emocionadas con tanta actividad cívica, paran a los niños bajo el sol para cantar aquel himno que aún no memorizan del todo. “Que tu pueblo con ánima fiera antes muerto que esclavo será. Nuestros padres luch…ehhh… De tus viejas y duras cadenas”.
Todos se presentan peinaditos en los lunes cívicos para jurar a la bandera con esas palabras que ni sus propios maestros comprenden, ¿perenne?, ¿excelsitud? (ya va a ser hora de recreo, ya mero). Y qué decir de jugar al mercadito porque eso es lo que es, un mi-dau-pinky-flagjuego ¿no?“Cht cht, niño, ¿qué valen las banderitas de Guate? Rápido, dame dos antes que el semáforo cambie a verde” “Pitale, pitale, es una antorcha, qué alegres se ven los patojos”. Aún recuerdo haber visto en la tele el año pasado a una presentadora entrevistando a un joven sudado que recién llegaba al Obelisco para encender su antorcha. —¿Dime cómo te sientes? —Entre gritos interrumpidos por la fatiga exclamaba —¡Aquí felices de celebrar el ciento noventa y… noventa y dos aniversario de mi querida Guatemala!, ¡Que viva la independencia! (se le unían al coro sus amigos sudados) ¡Guate! ¡Guate! UUUUUUUU—. Pero yo no sudo corriendo con antorcha en mano, ni compro banderitas, ni pito a los que van rumbo al Obelisco. ¿Quién diablos mató mi patriotismo?Algunas familias van a lugares donde tocan marimba porque eso es lo que se hace en septiembre. Hay que comer comida típica y hasta escuchar el discurso patriota del presidente que interrumpe la programación regular. Canillitas de leche, cocadas, ferias… AYAYAYAYAYYYY QUE BONITA ES ESTA VIDA (siga cantando).
En la escuela los alumnos nunca llegaron a comprender la letra del himno, solo la memorizaron (porque es otra de las tareas como aprender a leer y escribir). Tampoco les hicieron ver que ese “juego” del mercadito es una realidad que viven muchos guatemaltecos. Que la situación agraria sigue sin resolverse desde 1954 y que en el peor de los casos condena a esos “inditos” a menos de un dólar por día para alimentar a una familia de seis.El que compró las banderitas en el semáforo quizá no ha tomado conciencia de que el niño de 6 años que las vende dejó de ir a la escuela porque su padre comprendió que la educación no es una necesidad biológica, pero sobrevivir sí. Que como él hay miles de niños que por diversas razones no reciben educación.Aquel joven que corre eufórico junto a sus amigos directito al Obelisco para encender la antorcha no ha tomado conciencia que sigue exaltando a una patria que se ha esforzado por no darle educación. Porque a un pueblo educado, ¿quién lo manipula? Aún no sabe que dentro de las políticas de Estado la represión ha sido más importante que promover espacios de recreación. Que llevar un tatuaje, aretes y ropa holgada viviendo en una zona roja es motivo suficiente para que la policía los baje de las camionetas y los registre cual criminales peligrosos (y le va peor si es un “chocochavo”, es decir de piel morena). Que a las mujeres les es imposible andar por la calle en vestidos cortos porque las pueden violar (lo más probable es que sea su culpa por provocar). Que no es casualidad que en el área rural las jóvenes de mi edad (25 años) ya vayan en su tercer embarazo.

Entre los 14 millones de habitantes de este país llamado Guatemala, tal vez un 90% de población que celebra el día de la independencia sabe que el 15 de septiembre de 1821 logramos quitarnos de encima el poderío de los españoles. Pero no saben que las estructuras de injusticia, racismo y desigualdad permanecieron. Que en el fondo nada cambió y que si leemos algún libro (La Patria del Criollo, por ejemplo) entenderíamos mucho de la realidad nacional. Que la independencia solo deben celebrarla unos cuantos que lograron quitarse a los españoles de encima para gobernar. Esos mismos que controlaron las plantaciones de algodón, café, azúcar y las principales producciones agrícolas durante el siglo pasado cerciorándose de que nada cambiara. Esos mismos que se empeñaron en truncar la esperanza de Guatemala, esa pequeña luz que nació en 1944 cuando se creó entre tantos proyectos de nación una oportunidad para que el campesino saliera adelante, una oportunidad de desarrollo económico (no crecimiento económico).

¡Ahora ya sé quién diablos mató mi patriotismo! NADIE. Porque nunca ha existido. Porque el sentimiento es pura emoción de 30 días, de esa que acompaña a la selección cuando gana y la insulta cuando pierde.

Y si de pronto repetir la jura a la bandera devuelve el patriotismo, los invito a que levanten su mano derecha a la altura del hombre y repitan (y de paso reflexionen) conmigo:

Bandera (no tan) nuestra,
a ti juramos (ojalá usted no sea cristiano porque acaba de pecar, y créame que su juramento sí está siendo en vano)
devoción perdurable,
lealtad perenne (no la que se le da a los partidos políticos a cambio de una curul),
honor, sacrificio y esperanza (solo si beneficia económicamente, dicen)
hasta la hora de nuestra muerte.
En nombre de la sangre y de la tierra (¿cuenta la sangre de los miles de indígenas masacrados durante el conflicto armado?),
juramos mantener tu excelsitud (¿seguros que esa palabra existe?)
sobre todas las cosas;
en los prósperos días (no aplica para más del 50% de la población en pobreza),
y en los días adversos,
velar y aun morir (que violentos muchá),
porque ondees perpetuamente
sobre una patria digna (defina “digna” y repita de nuevo desde “velar”).

Saludos

 Stephanie

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s